Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Dec 18, 2014 in Opinión, Política |

La congruencia de los políticos

La congruencia de los políticos

En política se puede hacer todo, menos el ridículo. Dijo un académico muy inteligente. Estos tiempos en los que vive nuestro país le han dado la razón por muchos funcionarios. Desfilan Peña Nieto, Rivera, Murillo, Videgaray y el secretario de Movilidad del estado de Jalisco, uno de los funcionarios más mediáticos del gabinete del estado. El programa de Salvando Vidas (Torito) ha sido su estandarte.

Resulta que Mauricio Gudiño, nombre de tal funcionario, declaró que es su facultad PONER Y RETIRAR el Torito cuando él decida, así que debido a la posada de su secretaría, evento donde estuvo la Sonora Dinamita y chelas gratis, decidió cancelar el operativo, que sin duda ha sido exitoso reduciendo alrededor de 30% los accidentes viales por conducir en estado de ebriedad.

Los funcionarios públicos, políticos y me atrevo a decir que cualquier persona gana credibilidad siendo congruente no siendo legal. Hasta cierto punto la legalidad se puede pasar por donde quieran, no sería prudente y correcto hacerlo pero pasa. Es decir uno como ciudadano puede pasarse un alto, que es violar la ley, pero si dices no ser corrupto no debes comprar piratería o dar una mordida, eso es congruente. Lo mismo pasa con los políticos, por eso AMLO se convirtió el personaje político más odiado, su ambición por el poder y sus lujos publicados lo han juzgado de incongruente.

Por ello quiero escribir un mensaje a todos los políticos que son incongruentes y a Mauricio Gudiño, secretario de movilidad: no esperen políticos que los ciudadanos cumplan la ley si ustedes no la cumplen como dicen hacerlo, no esperen que nosotros los ciudadanos respetamos a sus colores, sus siglas y sus políticos si ustedes mismos no se respetan, no esperen que los perdonemos y que no los juzguemos si usan el erario público y los programas sociales a su antojo.

Señor Gudiño, el torito es un programa necesario para reducir los accidentes, una muerte menos por día vale la pena y vale mucho más, no solo dinero, sino valor del bueno que una posada, que los millones que gastó en su posada o que los tragos que sus funcionarios se tomaron. No estoy en contra de celebrar, pudieron celebrar con un desayuno. Comparto que el señor Gudiño actuó con la legalidad que le da sus atribuciones sin embargo, ser congruente y no hacer el ridículo son acciones que los ciudadanos esperamos de nuestros funcionarios.

Sea congruente señor Gudiño, el programa tan prestigioso y bandera de la actual administración acaba de perder unos cuantos puntos por sus declaraciones y sus acciones, no deje que una acción personalizada como la suya destruya una política pública que beneficia a la ciudadanía como el programa Salvando Vidas, a final de cuentas es lo único que importa, la ciudadanía.

Comments are closed.