Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Nov 28, 2014 in Opinión, Política |

Las marchas nos deben de llevar a algún lado

Las marchas nos deben de llevar a algún lado

La marcha del #20Nov significó mucho para mí y para los medios de comunicación, significó que Milenio sigue siendo oficialista, le dio más importancia a los contados actos vandálicos que a la masificación de la protesta en la ciudad de México y en varias ciudades de la república. En algunas discusiones amistosas y otras no tanto he defendido que la protesta si puede significar algo. Otros me discuten que aplicar el aeropuerto de una ciudad se traduce en la parálisis económica y eso nos perjudica a todos.

Carlos Puig escribía el día siguiente de esta marcha que la movilización de tantas personas significaba la exigencia de encontrar a 43 normalistas, y que esa exigencia la tenemos todos. Yo difiero rotundamente, la marcha nacional del 20 de noviembre y los gritos hacia Peña porque celebraba la revolución mexicana en un evento privado. “La revolución está afuera” significan algo más que querer encontrar 43 estudiantes, significan algo más que querer la renuncia del titular de un gobierno incapaz. La quema de la piñata de Peña no significa que se quiera regresar a la época de la inquisición. Significa que no se puede más.

Este sistema y esta sociedad no puede más, no resiste y las marchas son ejemplo de eso, sin embargo debemos de pensar ¿hacia dónde nos deben llevar las marchas? ¿Qué queremos con ellas? Hay algunos que piden la renuncia de Peña Nieto. ¿Por uno nuevo? ¿Por Osorio Chong? ¿Por nuevas elecciones? ¿Por el Peje y su actitud cómplice? ¿Por Josefina y su oposición sumisa? Las manifestaciones deben llevar a propuestas nuevas, modernas, frescas e inteligentes.

Que el presidente saliera y declarara. “Con sustento a las múltiples protestas he decidido convocar una reunión de trabajo que derive en una comisión permanente por la transformación del país donde participen académicos, periodistas, organismos públicos y la sociedad civil organizada o no organizada” una reunión de trabajo permanente que genere discusiones y propuestas vinculantes para la transformación del país. Imaginemos de manera utópica ver discutir a Juan Ramón de la Fuente, Aristegui, Poniatowska, Enrique Krauze, Jorge Castañeda, Lorenzo Córdova, Paco Taibo y hasta a López Dóriga sobre el futuro del país (Me recuerda a este video donde Vargas Llosa y Paz debatían sobre la dictadura perfecta. https://www.youtube.com/watch?v=kPsVVWg-E38). Sin olvidar que de moderadores tendremos a los ciudadanos que han inundado las calles.

Esta es una propuesta de miles que nos pueden surgir, utilicemos la imaginación, las marchas y manifestaciones han servido en Ucrania donde se convocaron a elecciones extraordinarias, en Brasil donde se modificó la política presupuestal, en Hong Kong donde se abrió al debate temas públicos y en México… veremos en qué terminan nuestras marchas y manifestaciones, mientras tanto no dejemos de hacerlo, el país si se está moviendo.

Comments are closed.