Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Nov 13, 2014 in Fútbol, Opinión |

La memoria corta y Vela

La memoria corta y Vela

No soy el abogado del diablo ni el defensor de los ángeles, en verdad es muy complicado tomar posición en el caso Vela, el mejor jugador mexicano que tiene la selección nacional en este momento, no es el mejor jugador de todos los tiempos, quizá esté en el Top Ten cuando termine su carrera, por el talento, le faltan unos diez años de nivel profesional, algunas copas que levantar y actuaciones fundamentales en la selección para ser considerado al nivel de Rafa Márquez o del Cuau. Pero con los dos goles y su regreso triunfante Vela es el héroe de la selección y nos provoca a todos la memoria corta que tanto queremos.

Si tenemos memoria corta en nuestra vida diaria y en cuestiones historias era de sobra discutir si la tendríamos en el fútbol. Vela rechazó ir a los olímpicos, y bueno no lo necesitó la selección, se ungió a un héroe Peralta, se negó ir al mundial, y bueno si lo necesitó en el partido de octavos cuando el ataque dejó de atacar y el hombre indicado era el de Cancún pero no estaba. Vela se negó y seguimos sin saber porqué, temo que no lo sabremos pronto y es algo que nuestra memoria no debe olvidar, como aficionados y activos del fútbol nos merecemos una respuesta. ¿Fue el Chepo? ¿Fue Néstor? ¿Fue Salcido? ¿Fue tu poco amor a la Selección? ¿Al país? ¿Fue tu mamonería? Vela danos unas palabras.

Pasaron por la zona mixta y acompañado de Chicharito y Ochoa no dijo ninguna palabra, solo una sonrisa. Hay muchos periodistas que lo crucifican y otros que lo santifican, ambos sin saber las razones y yo mismo he dicho que Vela no debió volver a la selección después de negarse a representar a su país, no era digno de un profesional, ahora mi memoria corta, nuestra memoria corta nos hace alabarlo con su golazo y doblete. Vela no incentivos ese memoria corta, tanto daño nos hace en el fútbol y en la vida diaria, mejor danos una respuesta a tus negativas, como dice un narrador, por aquello de las archicontramalditas dudas.

Comments are closed.