Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Nov 21, 2014 in Política |

El 20 de Noviembre y la quema de Peña Nieto

El 20 de Noviembre y la quema de Peña Nieto

México vive, hoy más que nunca la voz de la ciudadanía está dando un grito unísono, un grito de ya basta, estamos viviendo una de las crisis políticas más grandes del México contemporáneo, hay una consigna en general: ¡JUSTICIA!; pero en las formas hay dos grupos diferentes, el primero, que es la gran mayoría, es un gran grupo de la sociedad civil donde se encuentran niños, jóvenes y adultos que se manifiestan pacíficamente, el segundo un pequeño grupo radical, que se manifiesta violentamente; ¿infiltrados? tal vez, pero fuera de los infiltrados, hay que decirlo, existe un grupo radical dispuesto a todo, quienes ya han aparecido en varias ocasiones destrozando la ciudad de México, hay quienes los llaman los anarquistas.

Familia en Zocalo

Foto: Twitter, @BuenMadrazo

El día de ayer fuimos testigos del actuar de ambos grupos, del grito de los del primer grupo “sin violencia, sin capuchas”; y de los lamentables actos ocurridos con violencia afuera del aeropuerto internacional, las dos caras de una misma indignación, de una misma protesta.

El problema viene cuando el gobierno no distingue a los dos grupos, el problema viene cuando los granaderos comienzan a dispersar a la gente del Zócalo, sin importarles quienes son los violentos y quienes no, sin importarles que hay niños, sin importarles nada. El problema viene cuando se hacen detenciones arbitrarias, cuando se invaden restaurantes, cuando violentan a la ciudadanía, esa que salió a marchar en paz, esa que salió a pedir la no violencia.

Foto: Twitter @NSTNoticias.

Foto: Twitter @NSTNoticias.

 

La policía capitalina y la policía federal actuaron sin una estrategia clara, con excesos de fuerza pública, y violaciones a derechos humanos, esperemos que el nuevo ombudsman tome cartas en el asunto, Miguel Mancera supervisaba la manifestación y daba instrucciones a los granaderos de la SSPDF.

Uno de los momentos más significativos de la noche, fue la quema de la figura de Enrique Peña Nieto; mientras ardía, se escuchaban consignas como “aplaudan, aplaudan, no dejen de aplaudir, que el pinche gobierno se tiene que morir”; “fuego al presidente para que vea lo que se siente”; cuando cayó calcinada la figura, la multitud gritó emocionada.

La quema de la figura del Presidente es un símbolo del hartazgo de la sociedad, es el símbolo de la crisis política del país, una crisis que necesita cambios profundos, porque para ser francos, los manifestantes de ayer pedían con vida a los 43 normalistas de Ayotzinapa, una exigencia, lamentablemente, muy difícil de cumplir; ¿hasta dónde va a llegar este movimiento? ¿Cuál es la solución del mismo?

 

Síguenos en Facebook: El Táctico

Síguenos en Twitter: @Tacticomx

 

Foto: Eduardo Miranda

Foto: Eduardo Miranda

 

 

Comments are closed.