Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Nov 18, 2014 in Opinión, Política |

Con los zapatos de Ayotzinapa

Con los zapatos de Ayotzinapa

“Aunque estén viejitos y medio rotos nunca me los voy a quitar, con estos zapatos estoy buscando a mi hijo y con estos zapatos lo voy a encontrar vivo” Rafael Catarino, padre de unos de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en referencia a unos zapatos que su hijo le regaló.

Y ojalá que nunca se los quite, Argentina y su historia quedó marcada en el ejemplo de la organización y participación social de unas madres y unas abuelas que buscaban a los desaparecidos de la dictadura, las Abuelas de la Plaza de Mayo son un ejemplo de la resistencia. Ojalá que Don Rafael nunca se quite los zapatos, ojalá que convenza a los demás padres de que nunca se quiten los zapatos. Ojalá que algún día encuentren a sus hijos, ojalá que no se rindan y que no crean que sus hijos son unas cenizas, un polvo, un discurso.

Pero no solo que él no se quite los zapatos, yo con los míos no dejaré de sentir el dolor que siente él, el dolor que siente una ciudad cuando ve en su entrada a 8 cuerpos colgando, el dolor de una esposa o de una mamá cuando sus hijos mueren por balas perdidas, cuando sus hijas son violadas en las calles. Con estos zapatos seguiré escribiendo y no olvidaré a las muertas de Juárez, ni la matanza del 68, no olvidaré la narco guerra, una guerra civil no reconocida, no olvidaré a todos los desaparecidos, a los que murieron por el priismo, por la democracia o por simple dolor.

Ojalá que nunca se canse Don Rafael, ni su esposa, ni los demás padres, ojalá que nunca se cansen los de Guerrero, los de la costa, ojalá que nunca nos cansemos los mexicanos, de recordar, de exigir, de querer un cambio, ojalá que nunca nos cansemos de cargar los mismos zapatos, los zapatos que unos malos hombres nos regalaron para este país, ojalá que los zapatos que le regalaron a Don Rafael sean los zapatos que nunca olvidan, los zapatos que generaron un nuevo país, una nueva sociedad civil, una nueva manera de ver el mundo, ojalá que con esos zapatos encuentre a su hijo, encuentre a sus compañeros, encuentre paz, encuentre justicia y en una de esas, encuentre al México perdido.

 

Comments are closed.